#RELATOS

El erizo

Bichobola¡Espinoso por fuera, tierno e inofensivo por dentro!
Mi pigmeo silvestre
Que mascota no eres

Con una ingenuidad que se me ha debido extraviar por el camino alguna vez quise atraparlos, pues ya desde mi más tierna infancia me fascinaban los erizos a los siempre llamé bichobola —postura que suelo adoptar en mis días nublados … pero no estamos aquí para hablar de mi, en esta ocasión son ellos los que vienen a contarnos algo.

***

Como hoy me han dado voz, comenzaré por deciros que por lo general vivimos unos ocho años pero, si nos mantenéis en cautividad, reducís nuestra vida prácticamente a la mitad.

Y aunque no pretendo ser presuntuoso, sé que a pesar de la ingente cantidad de púas que tenemos somos tiernos y graciosos pero, sobre todo, no olvidéis que somos de naturaleza silvestre y que por muchos cuidados que nos propiciéis moriremos mucho antes de lo previsto y no precisamente de viejecillos.

Por decirlo suavemente, nos incomoda el cautiverio, las jaulas, las mansiones o las casas, necesitamos nuestro hábitat natural y todo su espacio para corretear. Y pese a ser independientes y solitarios, nos juntamos en la época reproductiva.

En esa época de cortejo comienza el denominado carrusel de los erizos, en la que con suerte podréis vernos corretear sin descanso alrededor de las hembras emitiendo pequeños gritos, y así podemos estar durante horas —hasta que la eriza decide bajar sus púas.

Pero si, por el motivo que fuere, ella no está receptiva y nosotros seguimos erre que erre, nos atacan directamente para que las dejemos tranquilas (en nuestra especie, es su forma de decirnos NO).

He de reconocer que durante dicha época suelen quedarse preñadas varias veces, y eso no es bueno para ellas, así que no se hable más … por fin lo hemos entendido:

NO

Os contaré otras pequeñas curiosidades por si alguien desea conocernos un poco más, por ejemplo:

Que tenemos 5 dedos en cada una de nuestras patas

Que nuestras uñas son potentes y afiladas

¡Que nos llaman crepusculares, algo que nos encanta!

Pues somos más activos durante la noche

Y los adultos tenemos incluso más de 5.000 púas

Los músculos de nuestra espalda nos permiten esconderlas cuando estamos en calma o sacarlas de inmediato para defendernos ante cualquier amenaza.

¡Enroscándonos entonces
como una bola,
dejando visibles sólo nuestras púas,
para esconder y proteger
lo más vulnerable de nosotros!

Por favor, recuerda que somos crepusculares así que no nos despiertes y déjanos retozar si alguna vez nos encuentras durmiendo a plena luz del día. ¡Gracias!


COPYRIGHT

Anuncios

28 comentarios sobre “El erizo

  1. Muy bonita la entrada. Me he acordado, por la alergia del erizo a la cautividad, de una cría de vencejo enferma a la que vi curar. Lo primero que hizo en cuanto tuvo un mínimo de fuerzas fue volar directa hacia la ventana. Buscaba el cielo y se encontró el cristal. Fue alucinante la velocidad que alcanzó en un momento y su determinación para volver a su medio natural. Saludos, Úrsula 🙂

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Gracias Juan!.
      Qué penita lo de esa cría de vencejo … “que buscó el cielo y se encontró el cristal” (me encanta esta frase tuya)
      No me sorprende lo que dices de la velocidad, pues aunque torpes en el suelo son de vuelo muy rápido.
      Saludos de vuelta también para ti

      Me gusta

  2. Una entrada fantástica. Siempre me han dado pena los animales en cautividad. Como dices, aunque estén bien cuidados, su medio no es el nuestro…
    Y he sentido mucha ternura con tu erizo, me has introducido un poco en esa vida de erizo que no le gusta el día y disfruta con la noche.
    Un abrazo.

    Le gusta a 2 personas

  3. Muy interesante “el erizo”; con su apariencia amenazante,
    pero tierno en su interior; así como algunos de nosotros.
    Muy amena la manera en que presentas estos temas.
    Me recuerdas a una maestra de biología de la universidad, que despertó mi interés por esa ciencia… 🙂

    Le gusta a 2 personas

  4. Me ha gustado mucho tu escrito 🙂

    Posdata: Hace varios años intenté vender un juego de mesa, un chico me llamó y me dijo que me daba un erizo a cambio del juego de mesa.

    Saludos cordiales.

    Le gusta a 1 persona

    1. Lamentablemente, esa experiencia que te ocurrió suele ser frecuente, quiero decir que mucha gente compra o regala animalitos para luego quitárselos de encima a veces más pronto que tarde.
      Gracias por tu amable comentario!
      ¡Saludos!

      Le gusta a 1 persona

  5. Qué entrada tan bonita! Además, me veo reflejada en el primer párrafo. Yo también me hago bicho bola en el sofá. Y siempre me han parecido supertiernos los erizos. Como bien dices…mejor en su hábitat natural. Abrazos ^^

    Le gusta a 1 persona

Los comentarios están cerrados.