#MICRORRELATOS

El poder de la risa

ENAMORARSE«Tu risa me hace libre, me pone alas.
Soledades me quita, cárcel me arranca.»
[Miguel Hernández]

Si me pidieras hacer un listado de lo que más admiro de alguien, te diría que la risa y las sonrisas auténticas ocuparían uno de los primeros lugares.

Siempre estaré en deuda con todos los que me hacen o me hicieron reír de manera genuina y real.

La risa y las sonrisas son aleteos de mariposas, soplos de aire fresco, aliento, respiro y alivio que se incrustan en todos y cada uno de los poros de la piel.

¡Qué fácil es querer a quien nos hace reír!

Acortan distancias
porque la risa y la luna habitan juntas
y, cuando llegas,
quieres quedarte allí.

¿Por qué no regalar sonrisas y hacer reír?TRÉBOL5

P.D.: Con septiembre ya a la vuelta, no me queda otra que bajar el ritmo de mis publicaciones. Hoy os dejo esta entrada de sonrisas con todo mi afecto. 

COPYRIGHT
Anuncios

40 comentarios sobre “El poder de la risa

  1. Gracias siempre a ti. El tiempo nos acorrala y que menos que hacer un paréntesis para una sonrisa. Es gratis, no cuesta trabajo y además buena terapia para el alivio de la tristeza y la melancolía. Volveremos en septiembre cuando ya agosto se haya agostado. Feliz sábado.

    Le gusta a 3 personas

  2. Tengo un post que publiqué en mi antiguo blog y que aquí no he publicado, que se titula “Regalad sonrisas”, viene como anillo al dedo a éste que tú has escrito porque trata de lo mismo, incluso coincidimos en bastantes cosas.
    Y es que una sonrisa, casi siempre, arranca otra sonrisa. Yo, sin ánimo de ensalzarme, he sido siempre de sonrisa fácil, aunque la procesión haya ido por dentro. Siempre he pensado que mi mayor baza siempre ha sido precisamente, ésa, mi sonrisa.
    Una sonrisa y un abrazo. Nos vemos por aquí siempre que puedas, que podamos.

    Le gusta a 4 personas

    1. Pues me encantaría leerlo, estaré pendiente por si decidieras reeditarlo …
      Y, la verdad, ser de sonrisa fácil me parece genial aunque, como comentas, la procesión vaya por dentro (como equivalente a esto último, mi padre decía que había que salir llorados de casa 😊)
      Otra sonrisa y abrazos también para ti, Estrella!

      Le gusta a 1 persona

      1. Me gusta eso que decía tu padre, es una gran verdad. Los demás no tienen la culpa de nuestra tristeza o nuestra ira, siempre procuro que no se note mi estado de ánimo, aunque eso me ha creado una imagen de mujer fuerte que no se ajusta a la realidad…
        Un abrazo.

        Le gusta a 1 persona

  3. “Es tu risa en los ojos
    la luz del mundo.”

    Te arrancas con una versión de la risa superando la tristeza más profunda como es la de no poder dar comer a un hijo. Y Miguel Hernández, desde la cárcel, no podía. Las “nanas de la cebolla” están escritas desde la pena y el intento de animar a su mujer Josefina en su situación desesperada.

    Hace poco volvía a recordar al poeta de Orihuela que inspiró tu entrada:

    https://prosadelavidadelosrecuerdos.wordpress.com/2018/08/03/miguel-hernandez-a-mas-de-100-anos/

    Un abrazo, Úrsula. Salud.

    Le gusta a 2 personas

    1. Sí, en ese fragmento de las ‘nanas de la cebolla’ que inicia mi entrada me inspiré, por el intento de M. Hernández en animarla en situación tan desesperada, como bien dices.
      Muchas gracias por el enlace que nos dejas que será interesante leer
      Otro abrazo para ti, Julio

      Le gusta a 1 persona

Los comentarios están cerrados.