Bestias desalmadas

Hoy dedico unos cuantos minutos de mi hora del almuerzo a expresar mi indignación por el asesinato de la joven profesora Laura Luelmo, comparto el dolor con su familia, pareja y amigos —y, en definitiva, con toda persona de bien.

Y digo alto y claro que las bestias desalmadas como Bernardo Montoya, asesino confeso ya de Laura Luelmo, no merecen vivir. ¡¡Es mi opinión personal, claro está!!

Cuando esta misma mañana saltó una de las alarmas de mi móvil, avisándome de que había confesado, la impotencia, el escalofrío, el dolor, la rabia y la indignación de estos últimos días resultan imposibles de definir.

¿Cuántas mujeres más tendrán que caer víctimas de tales bestias?

¿Cuántas más tendrán que seguir sintiendo el miedo en sus propias carnes? ¿Ante unos pasos tras ellas? ¿Cuándo salgan o regresen solas?

¿Cuántas más seguirán siendo maltratadas o violadas un día sí y otro también?

¡¿CUÁNTAS?¡

¡Lágrimas de sangre otra vez!

Vídeo: Así era Laura Luelmo

https://www.farodevigo.es/multimedia/videos/nacional/2018-12-18-160773-laura-luelmo-profesora-zamora-asesinada-huelva.html

¡Una joven alegre, luchadora, feminista y respetuosa, entre otras muchas cosas buenas —que, según cuentan, podía pasarse incluso toda una noche pintando!

P.D.: Si hubiese algún comentario a esta entrada, me disculpo de antemano ya que no volveré al Blog hasta el viernes cuando podré contestaros. ¡Gracias!

Anuncios

12 comentarios sobre “Bestias desalmadas

  1. Duele hasta la mismísima vida cada vez que algo así sucede. Y no hay entendimiento posible…

    Y una sensación amarga y de vergüenza… Vergüenza como hombre y como parte de una sociedad que no se ocupa por crecer en la vida y que se mira el ombligo sin hacer casi nada.

    Estos monstruos que quitan la vida, lo único que poseemos realmente, nos la quitan a todos un poco y nos llenan con un dolor inmenso que no hay manera de digerir… Se va sumando a otros y otros más ¿Podremos ser libres alguna vez?

    No… La vida no se merece este tipo de actos. Son su antítesis.

    Un abrazo.

    Le gusta a 3 personas

  2. Hermoso análisis que comparto hasta la saciedad.
    La única alimaña que no me merece piedad, es el humano cuando se convierte en tal.
    Ya está bien de “buenísmo”
    Sin piedad para estas “alimañas”.
    Castracion física.
    Prision por vida.
    Perdóname. Estoy indignado.

    Le gusta a 3 personas

    1. Lo sé, Lídia!!
      Por fortuna somos cada día más, hombres y mujeres, los que alzamos la voz.
      Tú como profesora, además de escritora, palparás de primera mano las lagunas que a mi parecer sigue habiendo en temas relacionados con la educación en valores —el camino más largo quizás pero, posiblemente, el más seguro (en mi opinión). Y aunque esa educación vaya mucho más allá de los centros educativos.
      Un abrazo y todo mi cariño

      Le gusta a 3 personas

      1. Exacto. Yo en el aula trabajo diariamente valores. Y al ser feminista transmito lo que soy y siento. Pero el resto de sociedad hace mucho daño: tv, publicidad, consumo, cine… Mucho contra lo q luchar. Es ver los anuncios de colonias q echan por Navidad y ponerme mala. Por eso no miro tv (los vi en casa de una amiga que la tenia puesta y me horroricé). No por eso voy a desistir de mi labor.
        Besos

        Le gusta a 1 persona

Los comentarios están cerrados.