Calígula —¿Los estragos del poder?

En esta pretendida reseña intentaré reflejar las sensaciones que experimenté al ver esta pieza de Albert Camus —tan inclasificable como actual y profunda. Era su última representación en el Teatro María Guerrero de Madrid, bajo la espléndida dirección de Mario Gas, con un magnífico plantel de actores y la soberbia interpretación de su protagonista Pablo Derqui.

Una obra que, entre claroscuros, comienza con la palabra “Nada” removiendo ya las entrañas.

Calígula que bajo la ambición de un poder sin límites se convierte, tras perder a Drusila, en uno de los dictadores más despiadados, dementes o perversos del mundo parece desafiar al mismísimo diablo, por decirlo de algún modo, aplicando todo su ingenio para explorar el lado más tétrico y oscuro de la mente humana.

Bajo la tempestad que en él se desata pronto percibe, además, que ni el poder ya le sirve —siendo entonces cuando quiere literalmente la luna o la inmortalidad, algo que no sea de aquí abajo donde todo es efímero y absurdo.

Como sabéis, antes de la muerte de Drusila fue un hombre sensible, convencido de que provocar sufrimiento a otros era el más grave error de cualquier ser humano. Pero, como si hasta ese mismo instante hubiera desconocido la maldad o la crudeza, sólo siente placer aplicándolas.

Camus escribió esta obra en el período más aciago de la historia de Europa, cuando el nazismo hacía estragos y parecía del todo invencible. Su mensaje parece decirnos que, aunque el hombre crea mundos imaginarios para mitigar el sufrimiento, la desolación y la muerte, no vale de nada.

El Calígula de Camus nos lleva obligatoriamente a pensar, porque quizás eso y poco más nos hace humanos.

La oportunidad de ver esta obra nos enfrenta a un sinfín de dilemas como los estragos del poder sin límites, el odio, el miedo y el amor, todos ellos tan vigentes entonces como ahora.

P.D.: Tratándose de mi primera reseña, quiero agradecer desde aquí el estímulo de Julio González Alonso. Y os dejo también el enlace a uno de sus Blogs donde, todos los que disfrutéis del teatro, tendréis la oportunidad de leer sus magníficas y frecuentes reseñas: teatrolastablasdelavida.wordpress.com

¡Gracias y Feliz Nochevieja! 😘

Anuncios

29 comentarios sobre “Calígula —¿Los estragos del poder?

    1. No fue fácil conseguir entrada, mi sobrina lo hizo con casi un mes de antelación. Si tienes ocasión de verla en un futuro, no te la pierdas Julie!
      Gracias por leerlo y por tus generosas palabras.
      ¡Feliz 2019! Te deseo lo mejor. Un abrazo

      Le gusta a 1 persona

  1. Tu reflexión, cómo nos acostumbras, es estética e impecable en el mensaje.
    También resulta actual en lectura entrelineada.
    Seguramente, el emperador, rodeado de inútiles gobernantes, hubo de nombrar a su caballo Incetato (por cierto, hispano) cónsul.
    Nuestro problema no es otro que la acúciante falta de buenos equinos.
    Por lo demás, siempre perfecta, querida amiga.

    Le gusta a 1 persona

  2. ¡Ah, y cómo me ha gustado tu crítica y la experiencia de leerla! Lo sabía, estaba seguro de que aportarías un punto de vista tan interesante como acertado. Me alegra que hayas dado este paso de contarnos experiencias de este tipo, Úrsula. Creo que tu comentario y el mío se complementan e inciden en lo medular de la obra de Camus y su significado. Mi enhorabuena, y -con tu permiso- llevaré el enlace de tu entrada a mi cuaderno. Mi abrazo. Salud.

    Le gusta a 1 persona

  3. Pues si es así, te debo a ti la decisión de reseñarla. La disfruté muchísimo, Julio, a veces incluso encogida por sus impactantes diálogos. Y para la interpretación de Pablo Derqui no tengo palabras. Tras finalizar, las ovaciones y los aplausos sacudieron el teatro entero, Mario Gas subió también para agradecerlo. Un gozo todo, la verdad.
    Encantada de que la enlaces ¡Muchísimas gracias!
    Mi abrazo y salud también para ti

    Le gusta a 1 persona

  4. La historia, desgraciadamente, se repite y nunca aprenderemos. De vez en cuando sugen Calígulas que van dejando devastación y dolor a su paso. El poder envenena.
    La crónica muy buena, con tus reflexiones acertadas, seguro que pasaste un buen rato, de esos que no se olvidan.
    Un abrazo y feliz día a día.

    Le gusta a 1 persona

Los comentarios están cerrados.