Granos de arena

Dormir al raso además de pinzar el corazón, resulta inimaginable. Lamentablemente, lo vemos en cualquier ciudad, cualquier país …

Hoy me detengo en Bruselas ya que de un tiempo a esta parte algo, por poco que sea, ha cambiado en el desolador paisaje nocturno de algunas de sus calles —una ciudad en la que casi tres mil personas viven a la intemperie.

Muchos acuden a los centros para personas sin hogar mientras que otros permanecen en sus calles.

Y ese ‘algo’ que ha cambiado, al que antes me refería, se debe a la iniciativa puesta en marcha por un pequeño empresario belga que regala a las personas sin techo unas tiendas de campaña, fabricadas con cartón, como la que veis en la imagen.

Esas ‘preciadas tiendas’ han sido muy bien acogidas ya que les proporcionan cierto calor e intimidad. Y como además pueden plegarse, se transportan con facilidad.

Puede que sea muy poco, pero vaya desde aquí mi reconocimiento para ese empresario, sobre todo, porque estoy convencida de que si todos usáramos la cabeza para sumar el mundo sería muchísimo mejor.

~ ~ ~

P.D.: En España concretamente son más de 40.000 personas las que carecen de hogar, y esto en nuestro mal llamado primer mundo.

Anuncios

18 comentarios sobre “Granos de arena

  1. Se me fue, perdona.
    Digo que bravo por ese pequeño empresario que de pequeño tiene bien poco. Los que hacen cosas como esta son los más grandes. La vida le pagará de la mejor forma, seguro que sí. Un abrazo de sábado.

    Le gusta a 1 persona

  2. Es inhumano para cualquier persona vivir en la calle, pero cuando eso sucede, que alguien se dé cuenta de que esa persona existe y contribuya a hacer un poco más suave su situación, es algo muy encomiable y una buena iniciativa que debería tener seguidores, sobre todo por parte de los gobernantes…
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  3. Vivir en la calle ha de ser lo peor. No solo no tener donde cobijarse, sino que muchas veces tampoco tienen quién les ayude. Por eso esta idea me parece muy interesante si con ello se aplaca un poco el dolor de estas personas. Excelente iniciativa. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  4. No conocía el hecho, pero me parece relevante. Cuesta encajar situaciones como la que describes en un mundo que presume de avanzado. Y cuesta digerir que en todo el mundo los más ricos se hagan aún más ricos y los más pobres sean aún más pobres. La redistribución de la riqueza entre países y entre los ciudadanos de cada país deja mucho que desear…
    Mi abrazo. Salud.

    Le gusta a 1 persona

Los comentarios están cerrados.