#NATURALEZA

La carabela portuguesa

Propulsada por los vientos, el oleaje y las mareas hay quiénes han tenido la fortuna de verte cruzar el mar a toda vela.

Me fascinan tus colores azules, rosas o violetas y hoy te escribo porque siendo una colonia de individuos trabajáis tan unidos como si sólo fuerais uno —dando así estabilidad a la colonia. Pero te escribo, sobre todo, porque al formar parte del ecosistema realizas a la perfección tus funciones dentro de la cadena alimenticia —de manera que si desaparecieras perderíamos un eslabón de ella … ¡Y, créeme!

Necesitamos que tu energía fluya porque, 
si tu eslabón desaparece, 
el resto de los seres que conviven en ese ecosistema 
resultarían gravemente afectados.

~ ~ ~

¿Eres, en verdad, tan peligrosa como cuentan? Las fuentes más fiables dicen que, aunque tu picadura es muy dolorosa, rara vez es mortal —salvo en el caso de personas con determinadas enfermedades o alérgicas a tu veneno.

¡Es obvio que naciste para ser libre 
y que no querías
 
que te adoptásemos!

Nos advierten que no debemos tocarte, ni siquiera si te encontramos muerta. Que salgamos del agua si te vemos flotando pues, aunque parezca que estás lejos, tus tentáculos pueden estar cerca; y que nos alejemos si te vemos en la arena o entre las costas rocosas.

¡Se dicen muchas cosas, carabela, 
y sobre ti también!
 

Sin embargo, aunque tanto se hable y tan poco se diga a veces —y a los miles de palabras que cada día malgastamos— hoy quería decirte que me fascina mirarte porque, indudablemente, eres uno de esos prodigiosos seres de la naturaleza.

P.D.: Según he leído, en 2010 se avistaron miles de colonias en las costas andaluzas colándose por el ramal de corriente atlántica que penetra en el Mediterráneo a través del estrecho.

Anuncios

11 comentarios sobre “La carabela portuguesa

Los comentarios están cerrados.